Search form

Nueva normativa bancaria permite reducir los tiempos de tramitación al pedir un refinanciamiento

Subgerencia de comunicaciones

, Aug 23, 2012. 07:00

Desde el 1 de julio comenzó a regir una nueva normativa, dictada por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), que tiene como objetivo disminuir los tiempos de tramitación en las operaciones de refinanciamiento de créditos hipotecarios y de consumo con otros bancos.
A partir de los cambios realizados por  la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras a la circular Nº3.511, es posible visualizar una optimización de los tiempos de tramitación a la hora de pedir un refinanciamiento bancario. Esto significará una mejor entrega de información y disminución de plazos para quienes quieran cambiar sus préstamos a otras instituciones, sin mayores problemas.
 
 
La regulación aplicada por la SBIF entregará solución a puntos claves como el alzamiento de hipoteca y la inscripción de la propiedad.
 
 
Con la nueva iniciativa, que irá en ayuda principalmente de aquellos casos en que existen garantías hipotecarias involucradas, los clientes podrán realizar sus trámites en un período de tiempo más breve. Anteriormente, éstos podían esperar hasta por más de un mes para que el cambio fuera efectivo. Hoy, en cambio, es mucho más expedito. 
 
Según comentó el Presidente de BancoEstado, Segismundo Shulin- Zeuthen, al diario El Mercurio, los cambios hechos por la SBIF a la normativa “son un aporte a la simplificación de los procesos, vía estandarización de las exigencias”. 
 
¿De qué se tratan estos cambios?
 
Antes que esta  normativa comenzara a regir, los tiempos de operaciones dependían de los bancos, lo que generaba mayores índices de espera. Para dar una solución a esta situación, la SBIF quiso regular este sistema, lo que implica cambios en puntos clave como el  alzamiento de hipoteca y la inscripción de la propiedad.
 
En el primer caso se estimó que los trámites se deberán realizar en 15 días hábiles, desde la aceptación de la carta de reguardo o desde que se liquida la deuda. Esto será de acuerdo a cada caso, según explica la Superintendencia. En cuanto a la inscripción de la propiedad en el Conservador de Bienes Raíces, ésta deberá hacerse hasta 10 días hábiles después de que el notario entrega las copias de la escritura.
 
Cuando  los clientes  opten por un nuevo refinanciamiento, se establece un plazo máximo de 10 días hábiles bancarios. Esto será a contar desde el día en que se inscribió en el Registro de Bienes Raíces la liquidación del antiguo crédito que se quiere refinanciar.
 
Según lo publicado por la SBIF en su circular, los bancos deberán entregar toda la información necesaria para los clientes que quieran refinanciamiento. En este punto, tendrán que poner a disposición de ellos la información acerca de los plazos, requisitos, antecedentes y certificados en el momento que sea necesario.
 

 

Estos cambios apuntan no sólo a que los clientes tengan mayor información a la hora de liquidar sus deudas con otras instituciones financieras, sino que también a  transformar a los bancos en actores más competitivos que den un mejor servicio a una población flotante de clientes que hoy se encuentra estática, con deudas que deben ser canceladas sin posibilidad de cambio de institución.