Search form

CajaVecina, el banco más cerca de todos

Subgerencia de Comunicaciones

, Feb 10, 2012. 02:00

La filial de BancoEstado comenzó sus operaciones en noviembre de 2005, con sólo dos puntos de atención. Hoy es parte de la historia de esfuerzo de hombres y mujeres que, gracias a su propia iniciativa y la oportunidad que les da la entidad financiera, pueden ofrecer a sus clientes un banco a la vuelta de la esquina.
CajaVecina es un innovador medio de pago de servicios financieros, a través de terminales instalados en almacenes y locales comerciales en cualquier parte de Chile, incluso donde parecía imposible llegar. Permite realizar retiros de dinero, depósitos, transferencias entre cuentas BancoEstado, pagar cuentas de servicio y créditos de manera fácil, rápida y segura, empleando para ello, las tarjetas de cajeros automáticos BancoEstado o la Tarjeta de CuentaRUT.

 

 

Retirados de las grandes urbes, los relatos de quienes deciden instalar este sistema en sectores rurales y alejados se entrecruzan en una historia que habla de desarrollo, progreso y buenas ideas.

 

Menos filas para Dalcahue 

Mauricio Rozas es de la localidad de Dalcahue, en la Isla grande de Chiloé. Hace años, cuando iba al banco, a veces debía hacer largas filas, con lo que perdía mucho tiempo. Un día quiso cambiar esa realidad, se comunicó con BancoEstado y le ofrecieron la posibilidad de instalar CajaVecina en su almacén. “Estoy muy satisfecho, sobre todo, por ofrecer este servicio a mis vecinos. Siento que cumplo un rol importante, que requiere más dedicación y responsabilidad”. 

 


En su local, donde vende de todo para el hogar, las transacciones que más realiza son depósitos y pago de cuentas como agua, luz y teléfono. Espera seguir muchos años más como operador entregando el servicio a sus clientes, que incluso llegan desde Castro, contribuyendo en forma sustancial a su negocio.

Conectividad en la península

Por su parte, Angélica Mayorga, de Ayacara, de la comuna de Chaitén, decidió instalar CajaVecina porque en el sector rural donde vive no había dónde realizar trámites. BancoEstado se acercó a ella y le propuso el negocio. Se interesó y el supermercado del que es dueña, rindió también sus frutos.

 


Angélica Mayorga, de Ayacara, le facilitó los trámites a sus vecinos cuando decidió instalar CajaVecina en su local 

 

“Vivimos en una península que es visitada además por los lugareños de localidades cercanas que necesitan un servicio óptimo y de calidad. La caja funciona todo el día, ya sea porque somos los únicos con este sistema o porque no hay bancos cerca. Estoy muy contenta porque nos ha facilitado la vida”, comentó Angélica, quien dijo también que las operaciones más realizadas son recargas de celular, transacciones, giros y depósitos. 

Calbuco en línea 

Vivir en un lugar apartado no es fácil. Muchos trámites requieren de viajes largos, pérdida de tiempo y dinero, y no todos tienen la posibilidad de hacerlos. Por eso María Elizabeth Pérez, de Calbuco, optó también por hacerle la vida más cómoda a la comunidad. “Creí que era importante ya que aquí hay bastante flujo de gente que trabaja del campo o tiene empresas, y necesitan un lugar cercano para hacer sus diligencias”, comentó.

María Elizabeth es dueña de un minimarket y atiende a muchas personas de la tercera edad, que a veces no tienen dinero para locomoción o no pueden caminar mucho, por lo que CajaVecina es una gran solución a pocos pasos de sus hogares. Las operaciones que más realiza son giros y depósitos, sobre todo a mediados y fin de mes, mientras que el resto de los días aumentan las recargas telefónicas y las consultas de saldo.

 


Estas tres historias son sólo un ejemplo de los más de 7.000 puntos de CajaVecina instalados en el país y cada uno de sus operadores ha descubierto los beneficios de tener “el banco en su almacén”, lo que fomenta el flujo de clientes y marca la diferencia frente a su competencia. Es un servicio que no discrimina en las distancias y que es esencial sobre todo para aquellos que necesitan sentirse más cerca y más conectados.