Search form

Fogape: un empuje para el pequeño empresario

Gerencia de Comunicaciones, BancoEstado

, Feb 04, 2008. 06:00

Desde el año 2000 a la fecha, el Fondo de Garantía para el Pequeño Empresario ha garantizado a más de 108 mil pequeños empresarios. El año 2008 trae los desafíos de seguir creciendo y ser un instrumento “cada vez más ágil”, señala Alessandro Bozzo, subgerente de la entidad, y así “seguir colaborando con un sector cada vez más emergente en la economía”.

Acceder a financiamiento permite aumentar las ventas y crecer, como demuestran diversos estudios. Por lo mismo, contar con una garantía que permita avalar el préstamo o crédito que se le pide a una institución financiera se torna un elemento de fundamental importancia para ir creciendo. Pero no todas las empresas tienen el tamaño o patrimonio que les permite obtener nuevos fondos. 

En este contexto, el Fogape (Fondo de Garantía para el Pequeño Empresario) constituye un excelente instrumento que permite a los pequeños empresarios contar con una garantía para pedir créditos. En palabras del subgerente del Fogape, Alessandro Bozzo, el objetivo es “garantizar a aquellas pequeñas empresas que carecen de suficientes garantías o respaldo patrimonial para acceder al sistema financiero”.

ABozzo

El Fogape se creó hace 28 años –en 1980– pero tuvo un período de receso. El año 2000 se reactivó, y, desde esa fecha, ya lleva más de 108.000 pequeños empresarios garantizados. Se trata de una institución con personalidad jurídica propia, creada por el Decreto Ley Nº 3.472 de 1980, cuya administración y representación legal le corresponde a BancoEstado. 

La garantía que se entrega es como tope el 80% del monto solicitado por el pequeño empresario. Periódicamente, la administración del Fogape licita derechos de garantía a diferentes entidades financieras. “Éstas se adjudican derechos de garantía en base a la menor tasa de cobertura como variable de adjudicación. Una vez que se adjudican pueden otorgar créditos a pequeñas empresas, exportadores y a algunas puntuales asociaciones de pequeños empresarios que requieran de garantía”, explica Bozzo. 

- Entonces el Fogape no presta plata, solamente garantiza. 

- Exacto, por lo tanto el fondo o patrimonio se mantiene en el BancoEstado -responde Bozzo-, siempre en activos de inversión, y cuando hay que responder por un crédito, paga con cargo a su patrimonio. 

Esto además, porque el Fogape puede comprometer más de una vez su capital. En el fondo, se compromete a avalar cierta cantidad de recursos y puede comprometer hasta diez veces su capital total. 

- ¿Qué pasa cuando los pequeños empresarios van pagando el crédito? O bien, ¿cómo es el proceso de garantía si éste no paga? 

- Una vez que ellos van cumpliendo con el pago de sus créditos, se va liberando la porción de garantía que se pagó. Si el pequeño empresario no puede pagar, entra en mora, los bancos le dan facilidades y si ya no puede pagar definitivamente y cumplidas ciertas etapas del proceso, nos pueden venir a cobrar la garantía. Y ahí nos pueden cobrar hasta el 80% o lo que estuvo cubierto en el origen, del saldo insoluto de crédito, es decir, el 70% de lo que queda del crédito. 

- ¿Cuántos de los pequeños empresarios no han pagado? 

- Del orden del 1,8%. Por otra parte, hay un equilibrio con la comisión que cobra el Fogape de 2%. Eso hace que haya un equilibro permanente y no hay pérdidas, aunque últimamente existe un riesgo más alto. 

- ¿Qué ganan los bancos con adjudicarse estos fondos? 

- Tener más clientes, ofrecer más garantías a sus clientes, mejorar su negocio y, por otra parte, bajar el riesgo. Además, significa constituir menos provisiones, lo que se traduce en un costo menor para la institución financiera. En la práctica es un incentivo al financiamiento a estas empresas de menor tamaño. 

Nuevas inversiones del Fogape 

La inversión es otra forma que tiene el Fogape para financiarse, más allá de la comisión del 2% o con los aportes del Estado. En la medida que los recursos de este fondo renten lo suficientemente bien o aumente su rentabilidad, el fondo tendrá mayor sustentabilidad en el tiempo. 

“Se puede invertir el 100% del fondo. Porque todo el fondo está en activos líquidos, en inversiones, en instrumentos del Banco Central, en depósitos a plazo, letras bancarias”, apunta Bozzo. 

El 18 de enero 2008, el Banco Central de Chile sustituyó el reglamento de inversiones con algunas modalidades distintas: se puede invertir en riesgos soberanos de países en el extranjero, si su clasificación de riesgo es a lo menos BBB. 

“Esto es bueno porque permite diversificar el riesgo de la inversión”, explica el ejecutivo. “Antes se podía invertir en instrumentos del Estado, depósitos a plazo del mercado nacional, letras hipotecarias, que son instrumentos de fácil liquidez y de bajo nivel de riesgo. Ahora se agregan más instrumentos: cuotas de fondos mutuos que están autorizados por la comisión clasificadora de riesgos de Chile (aquellos en que invierten las AFP) y sólo de renta fija. También se puede invertir en instrumentos de riesgo soberano de países extranjeros, con clasificación mejor a BBB. Además en inversiones en instituciones bancarias extranjeras o internacionales, también cuyo riesgo sea inferior a BBB”, indica el experto. 

Hoy el 100% del dinero del fondo está en Chile y en inversiones. Pero el administrador del Fogape no descarta utilizar las nuevas opciones de inversión y enfatiza que “más alternativas de inversión implica posibilidades de tener más rentabilidad (aunque no necesariamente) pero también de diversificar el riesgo”. 

Impacto y desafíos 

- Considerando que el Fogape amplía las oportunidades de negocio para el pequeño empresario, ¿esto se ha traducido en un aporte importante para la economía chilena? 

- Si bien el impacto del pequeño empresario en la economía no es tan grande como el de la gran empresa -afirma Bozzo-, la pequeña empresa impacta con mayor empleo, distribución de los ingresos, y también con la posibilidad de que haya más personas independientes. Desde esta perspectiva, por supuesto que el Fogape es un instrumento de mucha ayuda. 

Por otra parte, esto se corrobora con el estudio de impacto que realizamos en 2005. Lo que se demostró era que el Fogape producía una señal positiva en las empresas que recibían el financiamiento: estas empresas podían acceder a montos mayores de financiamiento y esto traía como consecuencia, aumentar sus ventas y rentabilidades. También demostró que los pequeños empresarios acceden a 40% más de financiamiento, por el hecho de acceder a Fogape. Por último, el 14% de los pequeños empresarios que registra Fogape nunca antes habían accedido a servicios de instituciones financieras. 

- ¿Qué desafíos se han propuesto para este año? 

- Lo principal es seguir creciendo. También queremos mejorar los procesos y los sistemas para que las instituciones financieras creen más posibilidades para otorgar la garantía, ya que así más facilidades tendrán los empresarios de recibir la garantía. Que sea lo más ágil posible. Queremos disponer de más garantías para los pequeños empresarios que las requieran. Seguiremos trabajando con los gremios, difundiendo el instrumento y capacitando a los ejecutivos en el uso del Fogape para que sepan atender adecuadamente a los emprendedores. Además, apoyaremos el desarrollo de las sociedades de garantías recíprocas (SGR), donde tenemos la misión de reasegurarlas y apoyar otros proyectos para las pequeñas empresas. 

El ministerio de Hacienda nos ha solicitado un especial respaldo a los pequeños empresarios exportadores, para lo que realizaremos en marzo de 2008 una licitación extraordinaria con especial énfasis en los exportadores.